Make your own free website on Tripod.com
Movimiento de Cursillos de Cristiandad (Mérida - Venezuela)
Pensamiento

Principal

Cursillo
Don Bosco
Nuestro Equipo
Equipistas
Preguntas
Programa del MCC
Secretariado
Apóyanos con tu oración
Enlaces Interesantes
Contáctenos

Su pensamiento
Sabiendo que la Madre de Dios os ama tanto, escuchad con atención lo que os voy a decir: "si queremos gracias y favores recurramos a María, recemos a María; pero para que Ella interceda por nosotros es necesario mostrarle verdadera devoción en tres cosas:
La primera es evitar a toda costa el pecado y procurar mantenerlo siempre alejado de nosotros. Nada hay que nos pueda hacer más daño y que disguste más a Nuestra Señora y su Santísimo Hijo, que el pecado....
La segunda condición para que nuestra devoción a la Virgen sea verdadera es imitarla en su virtudes especialmente en su gran caridad y en su gran pureza. Una devoción a María que no consiga un mejoramiento en nuestra vida no es verdadera devoción. Si rezamos a la Virgen y seguimos en nuestros pecados como antes, puede ser que nuestra devoción sea falsa. El verdadero devoto de Nuestra Señora la imita a Ella en su amor al prójimo. ...
Y hay una tercera condición para que nuestra devoción a la Reina Celestial sea verdadera: demostrarle con acciones externas, pequeñas pero frecuentes, el gran amor que le tenemos.
    Por ejemplo, llevar siempre su medalla y besar esa imagen de la Virgen al levantarse y al acostarse. Tener su estampa en el pupitre o mesa de trabajo para acordarse de Ella e invocarla. Colocar un bello cuadro de la Madre de Dios en nuestra habitación. Adornar las imágenes de la Virgen en el mes de Mayo. Ofrecer por Ella alguna pequeña mortificación o alguna buena obra o una pequeña limosna los sábados o en las fiestas marianas, etc. Narrar a otros los favores que María Auxiliadora ha hecho a sus devotos (la genuina devoción a la Virgen, es prendediza, es contagiosa. Los que le aman le prenden a otros esta devoción). Repartir estampas o imágenes de Nuestra Señora, etc. Ella nos dice: "si tú haces algo por mi, yo haré mucho por ti".

San Juan Bosco
juanbosco.jpg
Nuestro querido Don Bosco